top of page
  • anai82

¿Cómo me hice profesora de español en línea?

Actualizado: 12 ene 2022

Desde que empezó la pandemia todos queremos leer historias relacionadas con grandes cambios de vida: del trabajo en la oficina, al trabajo en casa; de vivir en la ciudad, a vivir en el campo, etc. Parece que todos necesitábamos una excusa para dar un giro a nuestras existencias. ¿No os habéis planteado cuán necesitados estábamos de cambiar de vida?



Creo que, al menos en este sentido, la pandemia ha abierto más posibilidades en nuestra forma de vivir. El trabajo desde casa nos ha dado la oportunidad de disponer de más tiempo y de poder trabajar casi desde donde queramos, aunque siempre hay que tener en cuenta que las posibilidades de una buena conexión a internet no se encuentran en cualquier sitio.


¿Cuál era antes mi día a día? Como tantos otros, tenía que desplazarme a mi puesto de trabajo. Trabajaba en una academia de español en el centro de Madrid. Vivía cómoda, con mi salario al final de mes y sin preocuparme por los papeles, la burocracia, los impuestos… Entonces llegó el COVID, y, como a millones de otras personas, me cayó el ERTE y me fui a casa. Al principio creí que sería cosa de unas semanas y que esto no podía alargarse mucho más (qué jóvenes e ingenuos éramos).


Como soy un poco inquieta, no caí en la tentación de tomármelo como vacaciones (supongo que ya dentro de mí alguna idea bullía, aún sin darme cuenta), así que empecé a buscar opciones para dar clases por internet. Poco a poco fui dándome de alta en plataformas de idiomas, y me fueron saliendo alumnos. Al principio, por cuentagotas, pero en algunas semanas me fui haciendo con una cartera de estudiantes, a los cuales siempre les estaré agradecida porque gracias a ellos pude dar este salto.


Ya desde las primeras clases online me di cuenta de que era absolutamente genial enseñar a distancia. No solo por mi comodidad (que era mucha), sino porque las clases eran igual de efectivas que en modo presencial. Así, los meses fueron pasando y cada vez deseaba menos que me llamaran de mi antiguo trabajo para incorporarme.


Pero llegó el día en que recibí la llamada de mi antiguo jefe para anunciarme que se acababa mi ERTE. Me llené de valor y le dije que ya no iba a volver. Por fin rompí el hilo que me unía al trabajo por cuenta ajena.


Y ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.


Ahora mi nuevo proyecto está siendo www.plataformadeespanol.com. Mi propia web donde doy clases de español online.


Pero en este camino como emprendedora me he dado cuenta de que trabajar en el posicionamiento de una web es un trabajo tan demandante como cualquier otro. Y con el fin de no ir dando palos de ciegos me apunté al curso de la US Embassy Madrid, #POWERparaEMPRENDEDORAS, y tengo que agradecerles el esfuerzo en haber diseñado un curso tan completo. Me ha ofrecido, sobre todo, herramientas y habilidades que son necesarias para trabajar haciendo un buen SEO. Sin esto, ya puedes tener la mejor web del mundo, que nunca va a ser visible para el público.


No sé si estas líneas van a ayudar a alguien que se lo esté pensando a dar el salto para trabajar por cuenta propia. Eso sí, si vas a lanzarte al emprendimiento digital, como decimos, no lo hagas a las tontas y a las locas. Esto es un trabajo. Que sea desde casa y cómodo no lo hace menos duro. Y desde luego, veo imprescindible la formación, igual que para tantos otros trabajos. Espero que la US Embassy Madrid siga ofreciendo formaciones así útiles y ayudando a los emprendedores como ha hecho con este curso.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page