top of page
  • anai82

¿Qué sabemos del euskera?

Este año he pasado mis vacaciones en País Vasco (Euskadi) y he estado un mes en Bilbao. Hacía mucho que no pasaba tanto tiempo fuera de Madrid, así que he podido empaparme de la maravillosa cultura de esas tierras.



Euskadi tiene muchísimas cosas para ver: paisajes preciosos, ciudades bonitas y con mucha historia; y para probar: una comida riquísima y variada y los vinos de la región.



Pero a lo que he venido a hablar en este artículo es de su lengua: el euskera.

Se trata de una de las lenguas más misteriosas del mundo ya que se desconoce su origen y su datación exacta en la historia.


Hay muchas hipótesis que afirman que se trata de una lengua prehistórica, otras que dicen que es una lengua íbera previa al latín, algunas que aseguran que está emparentada con el húngaro, el estonio y el finés ya que se trata de lenguas aisladas (igual que el euskera) que no están emparentadas con el indoeuropeo. Pero lo cierto es que no hay certezas, lo cual la hace todavía más interesante.


Es curioso que tantos años de investigación no hayan aportado conclusiones claras sobre su origen. Lo único claro es que se trata de un idioma anterior al indoeuropeo, que se sitúa en el 9000 a.C., aunque el primer documento escrito en euskera es del siglo I, aún así, mil años antes de la aparición de los primeros documentos en castellano.


En cuanto a sus especificaciones técnicas, se trata de una lengua aglutinante, esto quiere decir que a las palabras se les van añadiendo morfemas que aportan significados nuevos al término en cuestión. Por ejemplo: “etxe” significa “casa”, “etxea” significaría “la casa” y “etxean” quiere decir “en casa”. Esta característica también la tienen otras lenguas como el turco o el japonés.


El castellano y el euskera son diferentes en el uso de las consonantes. Por ejemplo, tx, ts o tz son algunas combinaciones que no son posibles en castellano. Otra particularidad es el uso de la “k” que en euskera sustituye a las letras “c” y “q”. Además, no existen ni las tildes ni los géneros gramaticales femenino / masculino.


¿Hay préstamos de esta lengua al castellano? Sí que los hay, palabras como “izquierda”, “mochila” o “chatarra”*, entre otras muchas, han llegado procedentes del euskera. Y no solo hay vestigios de esta lengua en el vocabulario. Los apellidos vascos han viajado por todo el mundo. De hecho, son muy frecuentes en algunos países de Latinoamérica, ya que hubo muchísimos migrantes vascos en países como Argentina, Uruguay o México.


A pesar de la riqueza de esta lengua, históricamente ha sido muy perseguida. Ya vemos que una de las principales aficiones de los dictadores es el acoso y derribo cultural. Franco lo intentó, pero afortunadamente no lo consiguió, ya que hoy en día el euskera es hablado por 750.000 personas.


Y de ahí la necesidad de protegerlo, sobre todo en un mundo que tiende tanto a la globalización. Y para protegerlo es necesario legislar, porque si no, ya se sabe que el pez grande se come al pequeño. Si no queremos acabar estandarizados, más vale que preservemos las culturas locales. Al final, es un legado del que estar muy orgullosos.


*Chatarra: son los utensilios de metal que ya no son útiles y son derivados a vertederos o espacios de desecho.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page