top of page
  • anai82

¿Qué significa el árbol de navidad?



Aunque aquí en España somos mucho de poner el belén, nunca falta el árbol de navidad en el salón de casa. Todos sabemos el significado que tiene el nacimiento* pero, ¿os habéis preguntado de dónde viene la tradición de poner el árbol? O, ¿qué significan las bolas?

Parece que solo cumple una función decorativa, pero la historia del árbol de navidad es muy rica y tiene unas raíces que, como siempre, suelen estar enterradas en la mitología y en épocas antiguas.


Para empezar, algunos datos:


- El primer árbol de navidad que se sabe que se puso en Europa fue en Alemania, en el año 1605.

- En España, la costumbre de poner el árbol en los hogares llegó gracias a la intervención de una princesa rusa, Sofía Troubetzkoy, casada con un aristócrata español que, por cierto, ayudó a Alfonso XII a llegar al trono. Esta princesa tiene una biografía de lo más interesante. Os animo a que le echéis un vistazo. Su figura, cómo no, está tapada por el protagonismo masculino, pero no fue pequeña su influencia política.


Volviendo al turrón*, nos puede parecer que este elemento decorativo navideño es cercano en el tiempo a nosotros, pero no es así. Como apunté al principio, sus raíces están en los pueblos nórdicos. Seguro que si has visto cualquiera de las películas de Thor te van a sonar algunos nombres.

En resumidas cuentas, el árbol de navidad es la séptima gema del infinito.


No, es broma. Pero sí hay mucho de historia y mitología:


En los pueblos nórdicos celebraban el nacimiento del dios Frey, “patrón” de la lluvia y de la fertilidad, adornando un árbol de hoja caduca* (este dato es importante). El nacimiento de este dios se situaba cerca de lo que actualmente es la época de navidad. Dicho árbol (muchas coincidencias, por cierto, con el “árbol del paraíso” del Antiguo Testamento) era llamado Yggdrasil. En su copa estaba Asgard: la “ciudad” de los dioses; y en sus raíces Helheim: la morada de los muertos, gobernada por la diosa Hela.

Los cristianos, muy dados al reciclaje cultural, pensaron que podrían utilizar la idea del árbol y colocarlo en la tradición cristiana, solo que con algunos cambios, estilo New Age: el árbol de hoja caduca pasaría a ser un pino de hoja perenne, que casaba más con la idea del amor eterno de Dios al hombre; se adornaría con manzanas, que representan el pecado original, elemento muy del gusto cristiano y con velas, que simbolizan la Luz del Mundo de Jesucristo hacia la Humanidad.

Con estos datos, habréis caído en la cuenta de que hay un paralelismo entre las manzanas primigenias que adornaban el antiguo pino navideño con las bolas decorativas que ponemos hoy en día.


Vaya, que no hemos inventado nada. A los antiguos ya les gustaba la decoración y se las ingeniaban para hacer más acogedor el frío invierno europeo. Y de entonces a ahora, unos cuantos siglos más tarde, no parece que haya evolucionado mucho el estilo del árbol de navidad.


En cualquier caso, nos encanta repetir el ritual cada año de desplegar todo el equipo navideño y ponernos manos a la obra. Al fin y al cabo, de rituales se trata ya desde el principio.


*Nacimiento: es igual que el belén, una representación del nacimiento de Jesús con pequeñas figuras.

* Ir al turrón: expresa la idea de retomar un tema e ir a lo importante. El turrón, por cierto, es un dulce típico navideño en España.

* Hoja caduca: son los árboles que tienen hojas que se caen en otoño.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page